Leyenda urbana: "El loco"

Os voy a contar la primera leyenda urbana que oí en mi tierna infancia a eso de los 6-7 añosXDXD

Lydia se había quedado esa noche sola en casa porque sus padres debían asistir a una cena de empresa. Realmente no le importaba, ya se había quedado sola en otras ocasiones y además le acompañaba Blacky, su querido pastor alemán, no tenía nada que temer. La noche se presentaba entretenida ya que echaban su peli favorita por la tele. Por desgracia la diversión se acabaría pronto. La película fue interrumpida para dar una urgente noticia: un loco peligroso se había escapado del psiquiátrico de la ciudad donde habitaba la muchacha!. Lydia se quedó muy impresionada y comenzó a sentirse atemorizada con la posibilidad de que el loco andase cerca de su casa. Rapidamente aseguró las puertas y ventanas de su casa y subió a su habitación acompañada de su fiel amigo. Se metió en la cama y dio instrucciones a Blacky de que le chupara la mano cada vez que ella se la acercara. El perro había sido entrenado como animal de guardia y obedeció a su ama. Lydia estaba intranquila a pesar de saber por su perro que nada malo ocurría.
La noche transcurría con normalidad, dentro de lo que cabía y Lydia cayó rendida de sueño en mitad de la madrugada. Pero de repente un golpe la despertó. Al estar a oscuras y no ver nada pensó que habían sido sus padres que acababan de volver de la cena. Pero cual fue su sorpresa cuando nadie contestó a sus llamadas de atención. Quizá no me hayan oido, pensó Lydia. Asi que decidió encender la luz de su dormitorio para bajar al salón. Un grito de espanto salió de la garganta de la muchacha cuando descubrió la escena más horrible que podía imaginarse, su pobre perrito ahorcado y colgado de la pared. A su lado, con sangre, una frase rezaba así: !LOS LOCOS TAMBIÉN SABEMOS LAMER!

2 comentarios:

Yuri dijo...

q miedo!y pobre perro:(

Daniel dijo...

Que horror!! Ahora no voy a poder dormir tranquilo... menos mal que no tengo perro xd

Publicar un comentario